¿Dientes separados? ¡Solución!
Brackets, ¿cómo saber si los necesitas?