Brackets, ¿cómo saber si los necesitas?