​Pierde unos kilos con el balón intragástrico

​Pierde unos kilos con el balón intragástrico
Comunicadora social y periodista con más de seis años de experiencia en periodismo. Una de mis especialidades es escribir contenido médico de alto valor para mis lectores.
Creación: 9 sep 2017 · Actualización: 16 jul 2019

Durante el siglo XXI la obesidad se convirtió en una de las principales causas de muerte en el mundo debido a todas las enfermedades asociadas a ella, lo alarmante en esta cifra es que cada vez son más las personas jóvenes que sufren de esta condición.

Mientras más obligaciones tienen las personas en el trabajo, con los hijos y con otras responsabilidades en general, conllevan a que la rutina diaria, en mucho de los casos, hacen que las personas dejen de pensar en sí mismas, esto se refleja de manera casi automática en la alimentación, es decir, comer fuera de casa, lo que usualmente es sinónimo de ingerir frituras, comidas con conservantes y grandes cantidades de harinas y azúcares que influyen directamente en nuestro peso y salud.

Si el médico especialista le indica que tiene sobrepeso, no es "mal de morirse", simplemente es cuestión de prestarle atención a los hábitos alimenticios y a su estilo de vida, de esta manera evitará llegar al punto donde verdaderamente comienza a correr peligro: la obesidad.

La obesidad es un problema de salud

La diferencia entre obesidad y el sobrepeso radica en la relación existente entre el peso y la talla, si el índice de masa corporal (IMC) es igual o superior a 25 (de 25 - 30) hay un problema de sobrepeso, por su parte, si el resultado de la ecuación es igual o superior a 30 se le denomina obesidad.

El principal problema que surge cuando una persona desea perder peso es la incómoda sensación de hambre producto de la misma ansiedad causada por el régimen alimenticio, es por ello que algunos recurren al quirófano para conseguir los resultados esperados, necesarios tanto por estética como por salud.

Una de las opciones más comunes al momento de elegir una cirugía es el balón intragástrico, pero ¿Qué es? ¿En qué cosiste este tratamiento? Sencillo, es un procedimiento que favorece la pérdida de peso del paciente, pues aumenta la sensación de saciedad a quien lo lleva, provocando que la persona coma menos y como principal consecuencia pierde peso.

Es una pelota de silicona médica que se introduce en el cuerpo a través de una endoscopia, se ubica en un lugar característico y se rellena con solución salina, el balón ocupa parte del estómago reduciendo su capacidad, lo que trae como resultado perder entre 15 y 25 kilos en los seis meses de duración del tratamiento.

¿Cómo se introduce el balón intragástrico?

El proceso de introducción del balón es rápido, sencillo e inofensivo, la intervención se lleva a cabo bajo anestesia local y sedación (en muy pocos casos con anestesia general), con una duración de entre 15 y 30 minutos.

Se aconseja para llevar a cabo este tratamiento la asesoría de un médico anestesiólogo, practicarlo en un centro de salud con todas las condiciones de salubridad y que el paciente esté en buenas condiciones de salud.

gordos.jpg

¿Quiénes son los más aptos?

Se recomienda a personas con obesidad y que hayan agotado otros métodos para la pérdida de peso. Las personas con IMC entre 30 y 34,9 pueden someterse a la cirugía siempre y cuando no existan otros factores adversos como hipertensión, diabetes y problemas cardíacos.

Si el índice de masa corporal pasa los 35, se tiene obesidad mórbida, donde el balón intragástrico es un paso previo a una cirugía mayor para perder peso como el bypass gástrico o la colocación de una banda gástrica.

La psiquis del paciente también es algo importante, porque él va a pasar un proceso de cambio de imagen corporal al que posiblemente no pueda pasar sin el apto de un psicólogo. Previo a la cirugía se debe realizar un examen físico y mental completo para autorizar la intervención y ofrecerle al paciente el mejor plan nutricional acorde a sí mismo.

Sin embargo, esta cirugía no está aconsejada para personas que hayan sufrido una cirugía gástrica previa, alcohólicos, personas con dependencia a sustancias, quienes requieran el uso continuo de anticoagulantes o esteroides, pacientes con úlcera gástrica, duodenal, erosión gástrica o duodenal y contaminación por Helicobacter Pylori.

Igualmente si padece de enfermedades inflamatorias intestinales, cirrosis hepática, fallo renal crónico, embarazo y personas con enfermedades psiquiátricas o trastornos mentales graves tampoco pueden practicarse este tratamiento.

¿Qué cuidados se deben tener?

Preoperatorio: Es de vital importancia que una vez el paciente recibe el visto bueno por su médico de cabecera para llevar a cabo la cirugía, comience a vivir bajo un régimen bajo en calorías y pasar por un proceso de asesoramiento nutricional.

Postoperatorio: Debido a la naturaleza del tratamiento es absolutamente normal que durante los primeros días el paciente sufra molestias a nivel gastro intestinal como nauseas o vómitos, para evitar esto se recomienda ingerir dieta líquida y los sólidos se pueden ir incorporando paulatinamente.

Debe continuar el régimen alimenticio previo a la cirugía y evitar los alimentos ricos en grasas y en azúcares, así como las bebidas gasificadas, pues reduciría la velocidad y la capacidad para perder peso.

Riesgos: Al momento de introducirse el balón intragástrico el paciente se encuentra en constante riesgo a padecer vómitos de manera frecuente, sufrir problemas gastrointestinales, lesiones esofágicas o úlceras, pero usualmente esto sucede porque el paciente no sigue las instrucciones señaladas por el médico.

Extracción: Al transcurrir los seis meses el paciente volverá a la sala de operaciones para extraer el balón, donde el medico lo hará vía endoscopia.

↪️ Relacionado: Banda Gástrica: ¿Imitación o calidad de vida?

Ventajas

  • Es una técnica sencilla y segura.
  • La pérdida de peso durante los seis meses es considerable.
  • Durante el tratamiento se reeduca al paciente para que aprenda a llevar una dieta sana.

Desventajas

  • Es un proceso temporal.
  • Requiere disciplina por parte del paciente, especialmente una vez retirado el balón, puesto que los efectos pueden ser reversibles.
  • Es normal que tras la introducción del balón haya molestias estomacales durante unos días.
  • En algunos casos el organismo puede rechazar el balón y en este caso hay que retirarlo de forma inmediata.

Es importante recordar que el balón es un dispositivo de uso temporal, al pasar los seis meses corre el riesgo de romperse. Así que se debe tener todos las precauciones para sacar el balón a tiempo y sacarle el mayor provecho mientras está en tu cuerpo.

↪️ ¿Tienes problemas de obesidad y quieres compartir tu experiencia? cuéntanos más en nuestro foro

La información que aparece en Clinicasesteticas.com.co en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Clinicasesteticas.com.co no hace apología de un producto comercial o de un servicio.