Publicidad

Navegación

  • Introducción
  • ¿Qué es la blefaroplastia?
  • ¿Cómo saber si soy candidato a la blefaroplastia?
  • ¿Cómo elijo a mi cirujano?
  • ¿Cómo es la primera cita con el cirujano?
  • ¿Cómo se realiza la blefaroplastia?
  • Técnicas combinadas con la blefaroplastia
  • Técnicas de la blefaroplastia sin cirugía
  • ¿Cómo es la recuperación de la blefaroplastia?
  • Complicaciones o posibles efectos secundarios
  • Resultados
  • Dudas frecuentes
  • Testimonios
  • Bibliografía

Introducción

La blefaroplastia, también conocida como cirugía del párpado, tiene como objetivo corregir las bolsas o el exceso de piel de los párpados superiores o inferiores. En algunos casos es un tema estético, pero en otros, puede afectar la visión. Según la ISAPS, en 2016 se realizaron 30.880 cirugías de blefaroplastia en Colombia.



¿Qué es la blefaroplastia?

La cirugía de párpados es una cirugía estética para estirar la piel alrededor de los ojos. Con la blefaroplastia se consigue eliminar los párpados caídos, las bolsas de los ojos y las ojeras, según el caso y la necesidad de cada paciente. También se puede extraer grasa y trabajar con el músculo inferior y superior. El objetivo de la blefaroplastia es recuperar la vitalidad y eliminar el efecto de cansancio, rejuveneciendo la mirada.

La blefaroplastia no es una cirugía para eliminar las patas de gallo, ni las arrugas; tampoco se realiza para levantar las cejas, pero sí se puede realizar en conjunto con otras cirugías para conseguir el efecto rejuvenecedor que se desea. 

La blefaroplastia puede ser superior o inferior y corrige:

  • El exceso de piel que impide ver bien
  • La grasa sobrante del párpado superior
  • La apariencia cansada
  • Las bolsas y ojeras

Rejuvenece tu mirada con la blefaroplastia

¿Cómo saber si soy candidato a la blefaroplastia?

Los candidatos para la blefaroplastia son personas con buena salud tanto física como psicológica. La edad a partir de la cual se puede realizar una blefaroplastia es de 35 años en adelante, pero debido a la genética, pueden existir pacientes más jóvenes. 

Si padeces alguna enfermedad o condición médica, es importante decirlo a tu cirujano. Por ejemplo, si tienes problemas de tiroides, presión arterial alta, enfermedades vasculares o diabetes. Es importante mencionar también si tienes falta de lágrimas suficientes, glaucoma o desprendimiento de retina. Seguramente será necesaria una revisión oftalmológica antes de la blefaroplastia.

Se contraindica la blefaroplastia a ciertos pacientes con patologías oculares, por ejemplo, en aquellos que padecen ojo seco severo, ya que cualquier cirugía ocular o de párpados puede afectar y agravar el problema. Los problemas de retina o glaucoma, no suponen un problema para realizar la blefaroplastia. Así como aquellos pacientes operados de cataratas o láser para miopía o hipermetropía.

Elegir cirujano blefaroplastia

¿Cómo elijo a mi cirujano?

Además de comprobar los estudios del cirujano, es importante el nivel de subespecialización. El especialista en Cirugía Oculoplástica es el profesional adecuado para realizar una blefaroplastia.

El cirujano oculoplástico es un médico oftalmólogo formado y especializado en cirugía. No todos los oftalmólogos deben de realizar la cirugía de párpados, tienen que estar acreditados. La blefaroplastia si se realiza por un profesional Oculoplástico acreditado, no ofrece grandes complicaciones y no deja marcas visibles. Es una de las intervenciones estéticas más solicitadas, especialmente en los hombres.

Primera cita blefaroplastia

En la primera cita se realiza una evaluación de salud, visión y lágrimas

¿Cómo es la primera cita con el cirujano?

En la primera cita se hablará de los resultados que quieras conseguir y se hará una evaluación de salud, así como de la visión y producción de lágrimas. Es importante hacer el historial clínico completo, mencionando si tomas algún medicamento, fumas o bebes. Si llevas gafas, lentillas y de ser posible, llevar el último examen oftalmológico.

En la cita se revisará si es necesario operar los párpados superiores e inferiores o si se debe complementar con algún otro tratamiento o procedimiento. Se explicará el procedimiento, como se realiza, anestesia, riesgos, cuidados posoperatorios y el coste. Es importante aclarar todas las dudas con el cirujano. Lo principal es ser realista con las expectativas, cada persona es individual y no hay una forma estándar de los ojos. Si lo que se busca es mejorar el aspecto cansado o recuperar la frescura de la mirada conseguirá cumplir sus expectativas.

Además, el cirujano te dará indicaciones para prepararte para la cirugía, qué alimentos comer e instrucciones sobre la ingesta de tabaco, alcohol o algún medicamento. Es fundamental dejar de fumar, al menos, dos semanas antes de la cirugía para ayudar al proceso de cicatrización.

¿Cómo se realiza la blefaroplastia?

La blefaroplastia se debe realizar en un quirófano. Es una cirugía ambulatoria por lo que generalmente, puedes ir a casa después de unas horas de observación. Se realiza bajo anestesia local más sedación, en algunos casos bajo anestesia general, pero es una preferencia del cirujano o del paciente. En el primer caso, el paciente se siente relajado y los párpados quedan insensibles a cualquier dolor. En el segundo caso, el paciente permanece dormido durante la operación.

La cirugía de párpados dura entre 1 a 3 horas, es más larga si se realiza algún otro procedimiento complementario. Después de la cirugía se aplica una pomada oftalmológica y apósitos con suero fisiológico muy frío para ayudar con la hinchazón y las posibles molestias. Los pacientes pueden volver a su vida normal a los 10-12 días tras la cirugía.

Las incisiones son apenas notorias ya que se realizan en las líneas naturales de los párpados superiores y en los párpados inferiores, debajo de las pestañas. Con estas incisiones es posible separar la piel de la grasa, el músculo y así poder extraer la grasa sobrante. En algunos casos se elimina el exceso de piel y músculo. Las incisiones se cierran con suturas muy finas.

Cuando los pacientes son tan jóvenes que solo tienen exceso de grasa, se realiza una blefaroplastia transconjuntival de párpados inferiores. Con esta técnica, la incisión se realiza dentro del párpado, por lo tanto, no queda una cicatriz visible. Esta blefaroplastia no se realiza si también hay que eliminar un exceso de piel. El corte sana entre 3 y 4 días.

Técnicas combinadas con la blefaroplastia

  • Blefaroplastia con lipofilling: se trata de una blefaroplastia tradicional pero además, se eliminan las ojeras con el lipofilling, es decir con tu propia grasa. También sirve para eliminar surcos nasogenianos y algunas líneas de expresión como arrugas del entrecejo y patas de gallo. Brinda un resultado global más satisfactorio ya que rejuvenece otra áreas y no solo la mirada.
  • Cantopexia: además de rejuvenecer la mirada, la cantopexia sirve para rasgar los ojos, lo que cambia la forma del ojo y la mirada.
  • Blefaroplastia con Nanofat: se realiza para mejorar el color de las ojeras y su apariencia. El Nanofat es un combinado de grasa del paciente con células madre y factores de crecimiento, lo que ayuda con la cicatrización de la zona y la eliminación de arrugas.

Técnicas de la blefaroplastia sin cirugía

  • Blefaroplastia con láser: tiene el mismo objetivo que la blefaroplastia tradicional y se realiza con anestesia local más sedación. La diferencia es que en lugar de hacer las incisiones con el bisturí, se realizan con un rayo láser, generalmente láser CO2. La ventaja de usar un láser es que a la vez que se realiza el corte, cauteriza los vasos sanguíneos, lo que hace que la pérdida de sangre durante la cirugía sea mínima. Una vez hecho el corte, el cirujano extrae el exceso de grasa, piel, músculo y tejido y después procede a suturar. Otro beneficio del láser CO2 en la blefaroplastia, es que puede corregir arrugas del párpado interior por medio del resurfacing. En cuanto a la recuperación, se evitan cicatrices y reduce el dolor, inflamación y moretones. Además, el proceso es más corto que el de la cirugía tradicional. Al realizarse con láser, las molestias provocadas por la hinchazón o los hematomas son realmente mínimos si lo comparamos con una blefaroplastia tradicional.
  • Blefaroplastia sin cirugía: existen tratamientos estéticos como la radiofrecuencia o el Thermage que brindan efectos de rejuvenecimiento y que te permiten continuar con tu día a día al terminar la sesión.
  • Blefaroplastia con rellenos: se inyecta ácido hialurónico o algún otro relleno en el párpado superior, zona superior e inferior de la ceja para tensar. En el párpado inferior también se inyecta el mismo relleno para así, eliminar las bolsas. El tratamiento dura unos 15 minutos.
  • Blefaroplastia con plasma: es otra técnica sin cirugía que dura una hora y media. En este caso se trabaja con un plasma, que es una especie de gas ionizado. Se produce una bioestimulación de la dermis que genera costras, pero se caen a la semana. No genera moretones ni cicatrices.

¿Cómo es la recuperación de la blefaroplastia?

Después de la cirugía se aplica una pomada para lubricar los ojos y en algunas ocasiones algún vendaje. En caso de tener molestias, el cirujano recetará medicamentos. Si por el contrario, existe un dolor muy agudo, hay que comunicarse inmediatamente con el profesional. Hay que mantener la cabeza elevada unos días después de la cirugía y aplicarse compresas frías.

Es importante seguir las indicaciones para lavarse correctamente los ojos. También hay que respetar la manera de aplicar los colirios oftálmicos para tener los ojos hidratados. Si es una blefaroplastia con puntos, estos se retiran entre el segundo y el séptimo día. Se recomiendan las siguientes pautas de cuidados:

  •  No realizar esfuerzos físicos intensos durante la primera semana, como por ejemplo, coger peso o realizar deporte de manera intensa.
  • Aplicar frío sobre los párpados para evitar la hinchazón en los tiempos indicados por el especialista.
  • Usar los antibióticos y antiinflamatorios indicados para evitar las molestias ocasionadas por la intervención.
  • No frotarse los ojos, por los menos, las primeras 72 horas.
  • Mantener la postura de la cabeza elevada.
  • Limpiar las pestañas con suero fisiológico y colocarlo con la ayuda de un bastón de oído.
  • No utilizar lentillas ni maquillaje en el área de los ojos durante las primeras dos semanas.
  • Protegerse del sol con unas gafas adecuadas, que impidan que los rayos del sol incidan sobre los ojos.

Durante las primeras semanas puedes notar lagrimeo excesivo, hipersensibilidad a la luz, algún cambio en la agudeza visual como visión doble o borrosa (que remiten al poco tiempo). Pero se irán desapareciendo con los días. A las dos semanas ya estarás sin ningún efecto secundario.

Complicaciones o posibles efectos secundarios

Si la blefaroplastia es realizada por un cirujano plástico cualificado, las complicaciones son muy poco frecuentes e incluso irrelevantes. Aún así, el riesgo de infección o reacción a la anestesia siempre está mínimamente presente. Es importante seguir las indicaciones del cirujano para evitar en todo lo posible cualquier complicación. Las complicaciones menores que aparecen y desaparecen en unos días pueden ser: visión doble o borrosa, edema o asimetrías en la cicatrización. 

Algunas veces puede aparecer una leve dificultad para cerrar los ojos completamente a la hora de dormir durante unos días. Hay que resaltar que en muy raras ocasiones es un efecto permanente.

Resultados blefaroplastia

Resultados

En el caso de la blefaroplastia tradicional, las cicatrices pueden estar rosadas durante unos meses, después irán desapareciendo y cambiando de color hasta ser casi imperceptibles. La blefaroplastia brinda un aspecto más joven, sin cansancio y estos cambios son permanentes en la mayoría de los casos. La blefaroplastia no puede detener el envejecimiento natural, por lo que no tiene una duración concreta. Sí que permite rejuvenecer el aspecto facial inmediatamente, pero su duración no tiene fecha límite.

Dudas frecuentes

  • ¿Sirve también para corregir las patas de gallo? Con la blefaroplastia no se corrigen las patas de gallo aunque en ocasiones pueden llegar a suavizarse moderadamente. Las técnicas quirúrgicas que buscan eliminar las patas de gallo son muy agresivas y radicales pudiendo dejar en ocasiones expresiones demasiado congeladas en la mirada. Para mejorar las patas de gallo lo ideal es recurrir a los tratamientos con inyecciones de toxina botulínica. Resultado casi inmediato y sin tener que pasar por el quirófano.
  • ¿Es posible que la blefaroplastia cambie la expresión facial del paciente? La expresión facial viene dada por la musculatura de la mímica cosa que en una blefaroplastia no alteramos. Nuestro objetivo es eliminar exceso de piel y grasa periocular y no intervenir en el funcionamiento muscular del mismo, por lo que a priori, no cambia la expresión facial. Sí es posible observar un cambio estético en el marco orbitario, una mirada más despejada, más abierta y rejuvenecida, con menor expresión de cansancio.
  • ¿Se van a ver las cicatrices? La incisión para la realización de blefaroplastia superior se camufla perfectamente ya que se aprovecha el pliegue natural existente en el párpado. Suele pasar desapercibida a no ser que el paciente tenga tendencia a la aparición de queloides o cicatrices hipertróficas.
  • ¿La visión puede verse afectada tras el procedimiento? Uno de los motivos por el que se realiza esta intervención es porque el exceso de piel del párpado superior disminuye el campo visual del paciente. Con la intervención mejoraríamos ese campo de visión. Es posible que el paciente tenga molestias oculares como quemazón, sequedad o hipersensibilidad a la luz. Por ello, se recomienda una técnicas de lavado especial y la protección solar con el uso de gafas de sol de gran tamaño.
  • ¿Es posible realizar una blefaroplastia si se padece una enfermedad ocular? En los casos más habituales como el desprendimiento de retina o el glaucoma, si están controlados, no hay contraindicación ya que no actuamos sobre e globo ocular.
  • ¿Quedan los ojos muy secos después de una blefaroplastia? La sequedad ocular tras una blefaroplastia es común y suele ser transitoria. Es más frecuente cuando ya existía sequedad previa o mala calidad de la lágrima o cuando se usan técnicas de colgajo miocutaneo inferior o resecciones excesivas.

Testimonios

"Me veo bien, me siento super bien! Hasta me hice maquillaje permanente! Feliz. :) Me realice la cirugía de párpados, ya que por herencia tenía los párpados superiores caídos y los inferiores abultados, aunque tenía temor por que algunas personas quedan como asustadas y escuchaba que era muy horrible la intervención, más aún porque la anestesia no es que me haga mucho efecto!!!" Ver experiencia

Isa_9381 - Medellín (Popular), Medellín

"Tenía miedo pero parpados y plasma excelentes :) La verdad nervios porque es en el cara pero gracias a Dios muy contenta con los resultados." Ver experiencia

Ric_9457 - Cali (Comuna 1), Cali

"La información contenida en esta página en ningún caso puede, ni pretende, sustituir la información proporcionada individualmente por tu cirujano plástico, médico estético o especialista. En caso de cualquier duda, tu cirujano plástico te proporcionará las aclaraciones oportunas. Si estás pensando en someterte a una intervención de Cirugía Plástica o Estética, acude con un Especialista en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética."